Curro Begines

La Constitución de 1812

por 06 de septiembre de 2012, 607 visitas
Trabajo de Francisco Begines Begines, de marcado sentido pedagógico y capacidad de síntesis histórica.



II CENTENARIO DE LA  CONSTITUCIÓN DE 1812 “ La Pepa”


1.- CONTEXTO HISTÓRICO

Tras el  desastre de Trafalgar (21-X-1805) España puso su destino en manos de Napoleón. Esta situación se hizo crítica por la actitud esperpéntica de sus reyes, así como la política errante del ministro don Manuel Godoy. Este último firmó con el francés el Tratado de Fontainebleau, que permitiría el paso de las tropas napoleónicas, por tierras españolas, camino de Portugal. El superministro  tuvo que dimitir tras el Motín de Aranjuez, marzo de 1808, lo que provocó que Carlos IV abdicara en su hijo Fernando VII. Napoleón aprovechó  los problemas españoles para secuestrar a la familia real en Bayona; obligándoles a abdicar en el Emperador, para más tarde ceder la corona a su hermano José I.  La Guerra de la Independencia estaba servida. Tras los acontecimientos del 2 de Mayo de 1808 en Madrid sería el alcalde del pueblo de Móstoles, don Andrés Torrejón, el que con su mensaje a toda España asumiría la representatividad de la Nación:” Españoles, Madrid perece víctima de la perfidia francesa. ¡Acudid a salvarla!”. Para España comenzaba un periodo negro de guerra y revolución que marcaría el devenir de nuestra historia. No sólo fue una guerra contra los franceses, sino el principio de luchas fratricidas que azotarían nuestra piel de toro a lo largo de los siglos XIX y XX.

Ante el vacío de poder se organizaron juntas provinciales, ajenas al Consejo de Castilla, que más tarde se unirían en un solo mando :La Junta Central Suprema y Gubernativa del Reino, bajo la presidencia de don José Moñino, Conde de Floridablanca. Esta Junta se disolvió, tras una convocatoria a Cortes,   creándose una Regencia bajo la presidencia del obispo de  Orense don Pedro de Quevedo y Quintano.

2.- FASE CONSTITUYENTE

Ante el avance de las tropas francesas los diputados tuvieron sus primeras reuniones en la Isla de San Fernando. Había comenzado la fase Constituyente. La primera declaración de los mismos(1810), a semejanza de los americanos  tutelados  por Thomas Jefferson, y los franceses  de la Asamblea Nacional bajo la batuta de Sieyés fue declarar que representaban a la nación española; y que es en las Cortes donde residía la soberanía nacional.  El discurso de apertura lo realizó el liberal Muñoz Torrero.



La mayoría de los diputados a Cortes procedían de las clases medias. Cádiz era  en aquella época una ciudad muy ilustrada foco del liberalismo, pues tenía cuatro teatros, más de cien colmados y editaba diez periódicos. Los diputados podemos diferenciarlos en tres grupos: liberales, serviles o absolutistas y americanos. Su primer presidente fue Ramón Lázaro de Dou. Trabajaron los diputados sobre un borrador o anteproyecto que no estaba  muy lejos del Estatuto de Bayona y de la  Constitución americana. Ante la presión francesa estos prosiguieron sus sesiones, tras las murallas de Cádiz,  en el Oratorio San Felipe de Neri.



3.- PROMULGACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN DE 1812

Por fin el día 19 de marzo, San José, fue proclamada nuestra primera  Constitución. En  el Oratorio son todos parabienes, mientras   tocan las bandas himnos patrióticos y  la guardia presenta armas ante la mirada atenta del gobernador militar Cayetano Valdés, el héroe de Trafalgar a bordo del Neptuno y cerca de él,  Alcalá Galiano, hijo del marino fallecido a borde del  Bahama en tan infausto combate. Como espectador mudo, en lugar preferente, un retrato del Deseado. En el exterior la lluvia era torrencial,  lo que no impedía el entusiasmo popular. Más allá, a media milla del baluarte de Cortadura la artillería francesa  enrojecía de disparar. Pero las mujeres con sus trajes de piconeras cantaban:” Con las bombas que tiran los fanfarrones se hacen las gaditanas tirabuzones….”. Pronto aquellos  gaditanos con su gracejo único, ancestros de nuestros contemporáneos  Maspapas, La Macario,  Paco Alba, La Petrolio, y tantos otros;  bautizarían a nuestra primera  Constitución con el nombre de “La Pepa”


4.-  PILARES  BÁSICOS DE LA PRIMERA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

- Reconocimiento de la soberanía nacional y de los derechos individuales.
- La división de poderes, tal como definiera Montesquieu en su obra el “Espíritu de las Leyes”.
- Reconocimiento oficial de la religión católica.
- Sufragio censitario
- Unicameral
La Constitución de 1812 estaba conformada por 10 títulos y 384 artículos.
Los artículos más trascendentales  fueron:
- La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios.
- La soberanía reside en la Nación.
- Todo español está obligado a ser fiel a la Constitución.
- Todo español está obligado a contribuir a los gastos del Estado en proporción a sus haberes.
- El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación.
- La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey.
- No puede el Rey impedir, bajo ningún pretexto. la celebración de las Cortes
- Todo español está obligado a defender la patria con las armas.


5.- PRINCIPALES MEDIDAS APROBADAS EN LAS PRIMERAS CORTES LEGISLATIVAS
- Libertad de prensa
- Abolición de los señoríos jurisdiccionales
- Abolición de la Inquisición
- Abolición de los mayorazgos
- Inicio de desamortización de los bienes eclesiásticos, así como los de propios y del común de los ayuntamientos.


6.-FIN DE LA MISMA

Poco duró la alegría liberal. Lo primero que hizo el Deseado, el Chispero, el Felón; a su regreso, fue facilitar el pronunciamiento del general Elio , ante la indiferencia popular con su grito:”¡Vivan las cadenas!; mientras tiraban como onagros de la carroza real.

España regresó  al matrimonio del Altar y el Trono, a la Inquisición, a los señoríos jurisdiccionales, en resumen a todos los vicios del “Ancient Regimen”. Pero la semilla estaba sembrada  y pronto llegarían otras constituciones que traerían el liberalismo a la España del XIX. El citado rey, pocos años después, tras el pronunciamiento de Riego en Las Cabezas de San Juan  comentó una frase que le retrató:” Marchemos alegremente y yo el primero por la senda constitucional”. Esa  es ya  otra historia.





Francisco Begines Begines
Licenciado en  Geografía e Historia

Añadir comentario