Juan Manuel Begines

Encapachar.

por 20 de febrero de 2013, 238 visitas
Tapar del sol del verano los rostros de uvas, sobre todo de moyares y lairenes, para que no se pasaran y llegasen intactas para el envero o el lagar en los meses de septiembre y octubre. Como diría el poeta alicantino Miguel Hernández: "A lluvia de calor, techo de parras..."

Añadir comentario