Alúa 21

La flor de la vida

por 09 de junio de 2013, 538 visitas
La Flor de la Vida

Tal vez por lo vivido,
quizás por el momento,
dos flores han nacido,
en vergel de cemento.

Dos flores diferentes,
que crecen con cautela,
cobardes o valientes,
con vidas paralelas.

De baldío o de fangal
soleado o sombrío,
él viene  del sequeral,
ella de regadío.

Un Narciso prendado,
de una Rosa morada,
un idilio asentado,
!dios mío, qué gozada¡

Con mirada loable,
su esbozo hacía,
un día formidable,
su germen florecía.

Un Geranio brillante
un Gladiolo creativo,
un Clavel elegante,
un Jazmín impulsivo.

Tarde salió el Jacinto,
llegaba con una Rosa,
para adornar el recinto,
de la dupla dudosa.

Avivan ocho flores,
en un jardín gozoso,
apresan sus colores
y lo crean garboso.

Medrado el linaje,
ha menguado el prado,
nuevo lar con peaje,
el lugar añorado.



El Narciso aguerrido,
su cognación despreció,
en este lugar colorido,
egolatría le surgió.

Con su gesto pancista,
botó a sus cogollos,
sin más y con vista,
vadearon su escollo.

Le quedó su corazón,
acotada de astillas,
que por alguna razón,
perdía sus hojillas.

Una plaga malvada,
consiguió la atención,
la cuna descastada,
aún tiene solución.

¡Decidlo si es preciso,
con valentía y clamor,
que con o sin narciso,
siempre vivirá el amor!

Añadir comentario