Manuel Visglerio

Según como se mire.

por 08 de agosto de 2014, 178 visitas
       Cuando cambias el punto de vista de las cosas corrientes, te das cuenta de que todo en la vida es relativo. Notas que todo depende de la forma en que miras y te miran. Ver los objetos, por ejemplo, como si estuvieras asomado en la terraza de un edificio altísimo, te da una nueva perspectiva de la realidad. Cuando ves el mundo desde las alturas te das cuenta de que la vida puede ser de otra manera.

Ver la ropa bailando en las azoteas no es igual que verla posar en los escaparates o verla arrugada sobre una tabla de planchar. Observar desde lo alto una y mil calvas diferentes brillando al sol, no es lo mismo que mirar por las calles las caras cotidianas a que alcanza tu vista.

       Contemplar un canalillo al aire desde las alturas es más excitante que ver de frente dos pechos camuflados tras una blusa. Atisbar unos hombros desnudos, desde el cielo, es más apasionante que ver llegar una cintura de avispa abrazada por un cinturón ajustado.

No es comparable oír una campana, a lo lejos, que verla voltear mientras te llama; ni es igual ver los tejados que los sótanos, ni las copas de los árboles que los arriates. No es lo mismo estar en una nube que estar entre las nubes suspendido en el aire.

       No es igual ver un bosque de antenas que estar secuestrado en una habitación, durante horas, mirando una pantalla; ni es lo mismo ver una calle, una avenida o una plaza que ver de golpe toda una ciudad. No es igual ver una rosa que contemplar un jardín; ni es lo mismo ver a lo lejos el vuelo de los pájaros que volar por los aires como si fueras un pájaro... Y es que desde que puedo volar, todo en mi vida ha cambiado por completo.

Añadir comentario